Carlos Fuentes y la Política


Carlos Fuentes no solo fue un gran literato, también fue un intelectual comprometido, estrechamente vinculado a la política y en cierto modo un político, no en el sentido pedestre sino como alguien que no se resignaba a ser un simple testigo de su tiempo, un actor político que utilizó la literatura para comprender el presente pero descifrando el pasado;  que se valió del poder de la palabra – su palabra –  para denunciar las injusticias. Un auténtico político que no estaba dispuesto a contagiarse de esa epidemia moderna que es la indiferencia ciudadana, que no consentía la inacción que nos hace  cómplice de todos los males de la democracia, alguien convencido que con todas sus debilidades y deficiencias la democracia es la respuesta.

A lo largo de sus obras puede constatarse su profundo conocimiento de la política y de los políticos, en esta materia su obra más emblemática es “La silla del Águila”, una novela sobre el poder y el oscuro camino hacia él. En ella puede hallarse en voz de sus personajes un conjunto de frases y reflexiones que sintetizan lo que es la política en nuestro continente.

Aquí solo algunas de ellas:

  • “Un charco de vida simulada, eso es la política”.
  • “En política es fundamental aprender a decirlo todo sin decir nada, porque en la  política mentir con éxito es una carrera a tiempo completo”.
  • “Te lo recomiendo seriamente. Nunca seas sincero con un pobre. Recibirás en pago el desprecio igualitario y eso un político no se lo puede permitir. No dejes que, en recompensa de tu buen corazón, te den trato de igual a igual”.
  • “En política no tomar decisiones es peor que cometer errores…Recuerde que en política no hay principios. Hay instantes”.
  • Yo siempre estoy dispuesto a pactar… Porque en política “se transa y se avanza”.
  • “El Congreso tiene tres misiones. Una, pasar leyes. Otra, impedir que pasen. Pero la más importante consiste en asegurar que los asuntos se alarguen indefinidamente, que nada se resuelva por completo, que la agenda esté llena de pendientes”.
  • “Los pueblos juzgan más por lo que ven que por lo que entienden”.
  • “¿No por mucho madrugar amanece más temprano? Será cierto para un panadero. Un político tienen que madrugar desde la noche anterior. O lo madrugan a él”.
  • “La política es el arte de tragar sapos sin hacer gestos”.
  • “Aunque haya ganado las elecciones, jamás olvide que va a dejar el poder. La victoria de ser presidente desemboca fatalmente en la derrota de ser ex presidente. Hay que ser más imaginativo para ser ex presidente que para ser presidente”.
  • “Si vas a ser verdugo asegúrate de ser invisible…”
  • Pero la política es “lo que el hombre hace a fin de ocultar lo que es y lo que ignora”.
  • “El que vive fuera del presupuesto vive en el error”.

En suma, la obra es una suerte de descarnado manual del poder y de quienes lo buscan,  que por momentos hace pensar que en gran parte, la política está poblada por seres inescrupulosos que se han adueñado del sistema, gobernando en su provecho y en contra del real interés común, y que tal vez Paul Valery tenía razón cuando decía: “La política es el arte de impedir que la gente participe en los asuntos que le conciernen”. Precisamente contra esto se alzaba la voz y el pensamiento de Carlos Fuentes.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)